INICIO

Semana #26

El tiempo pasó increíblemente rápido y nos llegó tristemente el final de ambos talleres, el primero organizado en la Granja Lismar en Canal del Dique para las comunidades de agua dulce y el segundo en Isla Fuerte para las comunidades marinas y costeras. Ambos estuvieron muy bien y recibimos muchos resultados positivos y retroalimentación de parte de las comunidades. Además, logramos nuevas conexiones y creamos contactos en red entre algunas partes interesadas, institutos e investigadores interesados de las Universidades en Colombia. Se trataba de la mutua colaboración y comunicación. Los miembros de las comunidades participaron activamente, compartiendo ideas y sugerencias, nosotros contribuimos con el conocimiento y consejos de la parte profesional. Todo el trabajo duro de las últimas semanas y meses fue pagado. Ahora estamos en el punto cuando más o menos terminamos los títulos de las propuestas de proyecto y avanzamos en los objetivos junto con las comunidades. En cuanto a los proyectos en general, esas propuestas deben ser profesionalmente escritas y desarrolladas antes de seguir adelante con la presentación y la solicitud de las subvenciones. En estas próximas semanas, cada uno de los pasantes, junto con el apoyo de los académicos y profesionales, así como con la ayuda de los representantes de las comunidades, intenten trabajar en las propuestas del proyecto individual y prepararlas para el siguiente paso que sería la sumisión. Nos cruzamos los dedos para conseguir el mayor número posible de proyectos aceptados para recibir financiación adicional.

© O Plato

Estoy apoyando personalmente el proyecto de conservación y recuperación de los ecosistemas de manglares, praderas marinas y corales como una investigación piloto participativa en Isla Fuerte, con aplicación a otras comunidades marinas. En el taller vi un gran interés de diferentes personas de las comunidades directamente en este tema, escuché muchas ideas buenas y experiencias interesantes que me han motivado a seguir apoyando la propuesta y ayudar al proyecto a tener éxito. Todo es posible si hay recursos, sin embargo, lo más importante es la voluntad, el interés y la dedicación de parte de las comunidades. Hay muchas historias exitosas pero también aquellas que se enfrentaron al fracaso en el área de conservación y restauración. Lo importante es mirar lo bueno y lo malo, tomar una lección y aplicar el conocimiento en el caso particular. El éxito muchas veces proviene de una colaboración entre comunidades, universidades locales, ONGs, y ecólogos-biólogos internacionales. Espero que sigamos así para alcanzar nuestros objetivos.

Esponjas y pastos marinos. © O Plato

En los talleres también noté la participación activa del lado de las mujeres y honestamente tengo que decir que me inspiré por su dedicación. Creo que es absolutamente asombroso y natural que las mujeres también estén trabajando y llevando el dinero a sus familias y sé que pueden llegar a mucho cuando se ponen esfuerzos adecuados en ella. A modo de ejemplo, las pescadoras venezolanas han sido recientemente reconocidas por la Asociación de Protección Ambiental (AEPA Falcon), una organización ambiental no gubernamental que se rige por las Naciones Unidas y recibió el premio por su trabajo, lo que significa que su producción y esfuerzos no son más tiempo relegado a los hombres y muestra que ahora las mujeres son vistas dentro de esta práctica ancestral. Las mujeres desempeñan un papel crucial en los entornos marinos y en las economías pesqueras, en particular en el sector de la pesca artesanal y a pequeña escala, aunque su contribución sigue siendo invisible y no se reconoce. La investigación demuestra que involucrar a más mujeres en proyectos de conservación comunitaria es clave para su éxito.

© O Plato


Español
English